nuestra_region2.jpg

Cosita y el Bolo

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valorar 0.00 (0 Votos)

Escrito por Marta Anido Gómez-Lubián, promotora cultural, profesora e historiadora

Existieron en Santa Clara otros tipos populares, pero que eran respetados como trabajadores y recibían con complacencia sus apodos.

Entre estos estaban cosita y el bolo.

Estos eran dos cocheros de los tantos cocheros que existían en la ciudad y que tenían su piquera en el llamado callejón de los coches, hoy Alfredo Borrero.

Lola mango macho

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valorar 0.00 (0 Votos)

Escrito por Marta Anido Gómez-Lubián, promotora cultural, profesora e historiadora

A principios del siglo veinte trabajaba en la estación de ferrocarril una morena alta y robusta dedicada al oficio de cargar maletas y paquetes.

Esta honesta y trabajadora mujer recibió el apodo de mango macho precisamente por esa fortaleza física de la que hacía uso en su bregar cotidiano.

El burrito Perico

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valorar 0.00 (0 Votos)

Escrito por Marta Anido Gómez-Lubián, promotora cultural, profesora e historiadora

Santa Clara tuvo un burrito popular y querido por los niños.

Este pequeño y lanudo burrito fue presencia típica en nuestras calles a principios del siglo veinte, su nombre: Perico.

Comenzó su trabajo tirando de un carretón que transportaba mercancías, más tarde recogiendo botellas que llevaba para el almacén de su dueño.

María Motoneta

1 1 1 1 1 1 1 1 1 1 Valorar 0.00 (0 Votos)

Escrito por Marta Anido Gómez-Lubián, promotora cultural, profesora e historiadora.

Este personaje popular, una mujer, hacía salir en desbandada a las muchachas y los jóvenes que se encontraban en el parque Vidal o en sus alrededores.

Motoneta se caracterizaba por acercarse a las parejas y darle sorpresivamente un beso al joven y acto seguido le pedía una peseta que el joven daba con tal de quitársela de arriba.